Los Intocables de Eliot Ness

Cabecera

“Los Intocables de Eliot Ness” es una película estadounidense de 1987 dirigida por Brian de Palma y protagonizada por Kevin Costner. Está inspirada en la novela “The Untouchables”, escrita en 1957 por Eliot Ness y Oscar Fraley. Obtuvo buenas críticas en el momento de su estreno y fue un éxito en el plano económico, generando 76 millones de dólares de ganancias.

Chicago. Años 30. Eliot Ness (Kevin Costner), un agente federal idealista, trata de mantener el orden en la época de la Ley Seca. Al Capone (Robert de Niro) es el amo absoluto del crimen organizado en la ciudad. Ness sospecha que la policía de Chicago está sobornada. Cuando conoce a Jim Malone (Sean Connery), un policía irlandés de la vieja escuela, le pide ayuda para formar un grupo de “insobornables”, policias honestos que no se dejen comprar por Capone. Así entran en el grupo Oscar Wallace (Charles Martin Smith) un agente del tesoro, y George Stone (Andy García) un cadete de la policía. El nuevo equipo de “intocables” intentará por todos los medios a su alcance limpiar la ciudad de los negocios de Capone y encontrar alguna causa probada por la que poder llevarlo ante la justicia.

Mesa

La película fue nominada a 4 premios de la Academia: actor de reparto, banda sonora, diseño de vestuario y dirección artística; de los cuales Sean Connery resultó ganador. Aunque no ganaron, tanto la ambientación cómo el vestuario recibieron multitud de halagos por parte de crítica y público. “Los Intocables” es una película maravillosamente ambientada, llena de detalles muy cuidados que te transportan a los años 30 y a la que PUGIL a recurrido alguna vez que otra en busca de inspiración. Las chaquetas, las gorras, los abrigos… todo transmite ese aire nostálgico que nos gusta tanto.

“El diseñador de vestuario tiene que formular el concepto, el color, y el look especifico de cada personaje”, explicaba Marilyn Vance-Straker, diseñadora de vestuario de “Los Intocables” en una entrevista.

Se hizo una búsqueda muy intensiva, desde libros a catálogos de Sears, para encontrar el look preciso de los años 30. Los trajes de los años 30 eran mucho más pesados que los actuales. “Muchos de los trajes, camisas y corbatas que se utilizaron eran auténticas piezas de esa época. Tuvimos mucho más trabajo del que parece, dice Vance-Straker, para cada escena de tiroteo, teníamos que tener entre 6 y 12 trajes exactamente iguales, con controladores remotos instalados, y bolsas de sangre falsas. Me volvían loca, la noche antes de rodar un tiroteo con cuatro personas, De Palma decidió que lo quería mucho más grande, y tuvimos que conseguir tener los suficientes trajes idénticos que requería la escena”.

Costner

Los títulos de crédito otorgaban el vestuario al diseñador Giorgio Armani.

“Armani no hizo nada, dice Vance-Straker. Nunca se reunió con nadie de la película a excepción de conmigo”. Ella fue a Milan para hablar con él sobre el vestuario. Armani donó varios trajes, algunos idénticos por si eran necesarios para escenas de tiroteos, y a cambio quería figurar en los créditos. Pero sólo hay una escena en la película, la escena del smoking, que contenga un número significativo de trajes de Armani. Y sólo tres de los actores principales, George Martin Smith, Kevin Costner y Billy Drago llevan traje de Armani en alguna otra escena.

“Pero nos vinieron bien sus trajes, dice Vance-Straker; usamos la mayoría de ellos, no con los actores principales si no con los extras”.

smoking

Se ha escrito mucho acerca de la fabulosa conversión de Robert de Niro en Al Capone, pero debido a los créditos de Armani, el verdadero artífice del vestuario de De Niro se quedó sin recibir la consideración que merecía.

El diseñador de vestuario Richard Bruno, con la ayuda de Henry Stewart, un sastre inglés de 84 años; fue el verdadero responsable del vestuario de De Niro. En una segunda edición de la película, corrigieron los créditos y les incluyeron como responsables del vestuario.

“Conseguimos fotos antiguas de la Chicago Historical Society, dice Bruno; y enviamos sus calcetines de seda a Selka, en Paris, para que bordaran los relojes que llevaba Capone en los suyos. Los anagramas bordados en las batas y ropa interior, proceden de los archivos de Selka”.

“Aunque la audiencia no pueda ver todos los detalles, mereció la pena el esfuerzo, ya que De Niro sabía que estaban ahí. Él necesitaba sentir la riqueza, la esencia del personaje”. Dice Van-Straker.

Bruno contactó con un detective retirado que había trabajado a media jornada cómo guardaespaldas de Capone. “Me llevó a una sombrerería que Capone solía frecuentar, allí en el sótano, entre la basura y las ratas, encontramos dos hormas de sombreros Borsalino, con las iniciales L. Brown grabadas. Ese era el seudónimo de Capone, explica Bruno. Usamos esas hormas para hacer los sombreros de De Niro”.  

Capone

Algunas curiosidades:

– Elliot Ness fue finalmente interpretado por Kevin Costner, y la película supuso el inicio de su época más dorada en Hollywood, pero la lista de actores que llegaron a sonar en algún momento para encarnar al protagonista fue larga: Nick Nolte, Tom Berenger, William Hurt, Jack Nicholson, Don Johnson, Jeff Bridges, Mel Gibson, Michael Douglas e incluso Harrison Ford, fueron considerados para el papel.

– Brian de Palma había prometido a Bob Hoskins el papel de Capone en el caso de que De Niro no lo aceptase. Como De Niro fue el elegido, la productora envió a Hoskins un cheque por 20.000 dólares en agradecimiento por su compromiso. El actor, encantado con el regalo, telefoneó a Brian De Palma para que le mantuviera informado si había más películas suyas en las que pudiera “no participar”.

– En una de las escenas, Capone habla con la prensa mientras recibe una sesión de afeitado y manicura. Parte de los utensilios que los asistentes utilizan para acicalarle pertenecieron al verdadero Al Capone.

barberia

– Sean Connery, nacido en Edimburgo y orgulloso escocés, interpreta un papel que le valió multitud de premios. Lo que no evitó que para el público británico su acento de policía irlandés no resultase en lo absoluto creíble. Tanto es así, que la revista Empire le situó en el número uno de su lista de “los peores acentos” por votación popular, por su participación en esta película.

– Una escena mítica de esta película, la de la estación de tren no estaba pensada tal cómo la conocemos desde el principio. Según el guión original, el tiroteo se producía con el propio tren como escenario, pero para los productores resultó excesivamente caro conseguir un tren de los años treinta, por lo que decidieron que el cruce de disparos tuviera lugar en las escaleras de la estación.

escalera

– Esa escena, además de todo un símbolo de identidad de “Los Intocables” es un conocido homenaje de Brian De Palma a una escena de la película “El acorazado Potemkin” de Eisenstein. El carrito del niño bajando escalones mientras fuera se desata un infierno de disparos es un icono tanto de una como de otra película. Para dejar claro el homenaje, De Palma añadió a su escena a un grupo de marineros, en clara referencia a los marineros que asaltan Odessa en la película de 1925.

– Robert De Niro engordó 15 kilos, y se rasuró parte de la cabeza para parecerse más al gángster, pero no fue suficiente para alcanzar el volumen de Capone, por lo que en algunas escenas tuvo que llevar relleno debajo de la ropa.